Es mi pasado... fagocitando en este cuerpo mediocre y vulgar, gobierna una ciudad perdida, es mi mente...un castillo custodiado por oscuros y reptantes moradores, te presentaré cada una de las salas labradas de cristal donde mora una estatua de ónice, en cuyo rostro pétreo sólo hay dos cuencas vacías como podrían serlo sus vidas...y de ellas discurren incesantes lágrimas como los arroyos y cascadas que nacen de la fría piedra... ¿Te atreves a escuchar sus historias?
Todo el contenido de este blog tiene derechos reservados de c@pyrigt

lunes, 20 de septiembre de 2010

Dos Espadas

5 comentarios


Dos espadas se encuentran,

dos espadas se miden, se calculan,

dos manos las desenvainan,

estallido de ecos metálicos

que al viento nocturno son lamentos,

¿Acaso son los gritos ahogados que arrancas con el sonido del acero?

Las dos espadas bailan, se alzan al viento,

bajo esas manos que la empuñan firmes a su duelo;

Una cuenta que saldar,

una mujer que merecer,

una victoria que ganar,

dos espadas se traicionan y a cada golpe que dan,

lloran amargamente, pues camaradas de sangre fueron, en tiempos ajenos,

corazón y latido forman uno solo,

se atacan, retroceden y vuelven a atacar;

 
Su estridente sonido choca,

titánicos, tronadores,

rompen el silencio de la noche;

Duelo a dos manos enfrentadas,

dos caballeros se enfrentan  y con sus dos manos guían

los pasos mas cerca a dar, buscando venganza en alza

y el ganado triunfo al final;

Sus figuras desaparecen y brilloso acero que reluce,

dos corazones latiendo, a cien, a mil por hora,

ante esperada luz del alba, sin avisar que ha llegado,

no reposan las horas,

los aceros se baten, se cruzan,

cortando el viento con el filo de sus hojas;

Agotadas esas manos que el acero mantienen firmes

no desfallecen, no claudican,

y siguen... y siguen....

en esta mácabra danza gallarda

se acercan, y se chocan y vuelven a chocar

y el duelo continúa,

pues no tiene final...

Más una de las dos se despista un segundo,

las tinieblas la cubren, en desespero un momento,

y previa aparece teñida en rojo escarlata...

dolorosa brilla bajo los rayos lunares

y orgullosa asintiendo, sin quererlo va cayendo...

llega al suelo y se desploma;

Valerosa y altiva, con soberbia gallardía,

ve a su espada enemiga, cual antes amiga

cayendo al tiempo que ella;

Las dos espadas reposan juntas, cruzadas,

se mantienen juntas por la sangre derramada...

Dos manos se buscan, desesperadas,

buscando el perdón y a la vez la esperanza,

de saber que han cumplido con su deuda saldada.

By *"*Morrigan Amslett*"*